Cambiemos (la) concentración

Por Santiago Marino (*)

Publicada en [R]umbo N°30

El sistema de medios argentino tiene una serie de características que lo describen en su complejidad. Presenta altos niveles de concentración de la propiedad y una fuerte centralización en la producción de contenidos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). La presencia de capitales extranjeros es muy significativa, a punto tal que uno de los dos grupos más importantes es de capitales foráneos. La competencia es un rasgo ausente y la prestación de servicios de calidad es muy dispar entre las grandes ciudades y las localidades de provincias.

El gobierno de Cambiemos gestiona el sistema de medios y telecomunicaciones con la lógica del mercado. Lo regula con sus objetivos, mientras los resultados exponen contradicciones más profundas que la respuesta a quién gana y quién pierde con los decretos y resoluciones.

En el escenario a regular los contendientes son muy potentes. Representan capitales nacionales y extranjeros. Cada uno domina su sector (o varios) y quiere –sin ceder terreno en el propio- competir en el del rival. En TV de pago –un sector muy potente en el país- Cablevisión (Clarín) supera el 40% y Direct TV (AT&T) el 30%. Los sigue Supercanal (que Vila & Manzano acaban de vender en julio de 2018 a un fondo de inversión) que apenas llega al 7% del total. En telefonía fija (un sector relevante por sus redes y extensión) el oligopolio es muy marcado: Telefónica (España) domina el 45% y Telecom (ahora en manos de Clarín en Cablevisión) llega al 30%. En Telefonía móvil la torta se reparte entre tres: Claro (Slim) 34%, Telefónica (España) 32% y Telecom (Fintech y Clarín) 31%. A su vez, el mercado de Banda Ancha Fija repite la división en tres: Clarín domina con Fibertel (28%) y Arnet (26%) al tercero, Telefónica (España), con el 27%.

La incertidumbre que me queda es respecto de cuándo va a ser competitivo el sistema, porque eso está relacionado con que las empresas que podrían competir tienen que invertir. Y en este contexto de la economía Argentina, tengo más dudas que certezas respecto a eso.

(*) Docente e investigador

Compartí este post: