“Cuando piden que las universidades bajen el gasto muestran cuál es su política”

La rectora de la Universidad de Lanús dice que el gobierno macrista “desconoce lo que es la universidad pública” y denuncia “discrecionalidad” en el reparto de fondos: “Esto nunca se había visto”.

Entrevista a Ana Jaramillo

Por Nicolas Moretti

Publicada en [R]umbo N°24

¿Cómo analiza la discusión que se está llevando en torno al presupuesto universitario?

No es un problema presupuestario, sino un problema de la política que se lleva adelante. El presupuesto es la forma en que se representa, se manifiesta, el tipo de política que querés hacer. Leyendo el presupuesto se puede leer la política.

Macri dijo que “las universidades tienen que ayudar a bajar el gasto público social”.

Primero, esto no es un gasto. Hace muchos años que se definió como derecho, hace muchos años que se definió como inversión, casi la más importante en términos sociales para un país y para su futuro. Ya cuando te dicen que las universidades tienen que ayudar a bajar el gasto público están mostrando cuál es su política. Desconocen lo que es la universidad pública, porque todos vienen de la privada. Uno invierte para que vengan todos aquellos que no llegaban, o por distancia, o por recursos económicos, o porque no lo tenían en el imaginario.

Y con esto no quiero decir que todos tengan que venir a la universidad. Hay algunos que no quieren, no tienen idea, no les interesa, aunque no tengan que pagar, pero quieren hacer otra cosa de su vida. Por eso hay que respetar el derecho colectivo y también la decisión individual de cada uno.

¿Es antagónico el planteo del Gobierno con un modelo de universidad inclusivo?

No creo que sea la forma de presentarlo. Nosotros tenemos una universidad orientada hacia los problemas. Por ejemplo, si el problema de los argentinos es la seguridad, nosotros tenemos la licenciatura en seguridad ciudadana. No formamos personas que tienen que ser policías, formamos otro tipo de agentes de seguridad.

Las disciplinas no son problemas ni resuelven ningún problema per se. También hay muchos abogados y poca justicia. Por eso acá tenemos la carrera de Justicia y Derechos Humanos y no de abogacía. Todo eso tiene que ver con un contexto social. Es un hecho social, cultural, económico.

¿Cómo se conjuga el modelo oficial educativo con el económico?

Si vos decís que Justicia y Derechos Humanos no es productivo y entonces lo cancelás, estoy de acuerdo, no es “productivo”. Pero tampoco financian las escuelas técnicas, entonces es una contradicción. Si vos decís que vas a definir un programa productivo, no podes eliminar los aranceles para todos los que producen en otras partes, porque estás destruyendo la producción.

Ahí entra en discusión el rol de la universidad.

La universidad no es una isla. Tiene que ayudar a resolver problemas. Hay muchas universidades que siguen haciendo lo mismo de siempre. ¿Cuándo aparecen las primeras universidades? En el medioevo, eran los clérigos los que traducían o interpretaban los textos sagrados. Eso se llamaba la escolástica. Ahora nosotros tenemos que hacer otra cosa. Primero, porque no creo que la verdad caiga del cielo, se construye poco a poco en la historia. Y, segundo, porque nosotros tenemos que interpretar la realidad, no los textos. Hay que dejar de interpretar los textos y textualizar la realidad. Esto quiere decir: invertir la escolástica.

¿Esa es la universidad que quiere?

La universidad del siglo XXI no puede seguir problematizando textos. Es todo al revés. Si nosotros ponemos Justicia y Derechos Humanos es porque sabemos que los abogados no resuelven problemas de justicia.

¿Cómo está construido el presupuesto 2018?

Yo creo que hay mucha discrecionalidad. Ya lo dije en la discusión en el Congreso. Quedamos afuera 35 de las 56 universidades nacionales después de la intervención de 21 rectores, que fuimos a decir que esto nunca se había visto.

¿Es válido el argumento de la baja tasa de graduación?

Ese es un argumento al que ya le salí con los tapones de punta. Quien no conoce la universidad pública, aunque sea, podría conocer la primaria y la secundaria. Las universidades nuevas tienen tres años. Por lo tanto, no pueden tener un graduado. Esto es como todo promedio: uno se queda con cuatro pollos y el otro con la plumita. Así de clarito.

Dicen que la tasa de egreso tiene que ver con la poca capacidad de retención.

Si desertan muchos es porque no tienen capacidad económica. No es que vienen caminando de su casa solamente: muchos no se pueden comprar ni un libro. Todo implica un esfuerzo también de las familias, por más que sean de escasos recursos. Si creemos que la universidad es una isla estamos equivocados. La deserción siempre estuvo.

¿Cómo impacta en la deserción la realidad económica?

El desempleo tiene impacto en la graduación. Eso es una verdad de Perogrullo. Si no hay empleo, el papá no le puede pagar el colectivo. Si se cae el empleo, los hijos de aquellos que no tienen empleo van a sufrir las consecuencias.

¿Hay alguna intención de privatización?

Los privados tienen sus propios recursos. Es un problema de cómo se concibe la política. Si a vos no te importa que haya universidades nuevas en el conurbano profundo, ¿para qué le vas a dar presupuesto?

¿Qué efectos tiene el vaciamiento del CONICET y la función investigativa de las universidades?

El vaciamiento va a seguir reproduciendo lo que alguna vez aprendimos. En vez de investigar la realidad y ver qué modificaciones tuvo, no nos damos cuenta que cancelar o reducir la investigación científica no va hacer a crecer al país en el sentido cultural, político, educativo y económico. Si no se respeta la investigación científica o se cree que se la puede importar, nos quedamos sin investigadores científicos y sin pertinencia.

Por ejemplo, en Boquerón, Santiago del Estero, en su momento no había teléfono. Si en vez de trabajar para el primer quintil trabajas para el quinto, entonces todos podrían tener teléfono en ese momento. La pertinencia es fundamental para evaluar cualquier política pública o privada. Dijeron que todo lo que estaba bueno iba a seguir, pero no lo hicieron.

Compartí este post: