El fracaso revelado

El Presupuesto 2019 revela que el plan económico de Cambiemos lejos estará de cumplir las promesas de Macri: inflación alta, dólar desbocado y pobreza en crecimiento. En el medio, una serie de gestos desesperados, como el retorno al FMI, para evitar una explosión.

Por Patricio Fiorentino

Los números del presupuesto 2019 que el Gobierno ingresó por la mesa de entradas de la Cámara de Diputados son el fiel reflejo del fracaso de su modelo económico y de sus utópicas promesas de campaña. Por primera vez Cambiemos oficializa el ajuste y pronostica una fuerte recesión para el año en que Mauricio Macri cerrará su primer periodo en la Casa Rosada e intentará llegar entero en busca de su reelección.

Caída por segundo año consecutivo del PBI; inflación del 23%; dólar por encima de los 40 pesos, ajuste de -3,4% en gasto público y de inversión de -9,7%; caída de -1,6% en el consumo respecto a un pésimo 2018. Estos son algunos de los números de la economía según el proyecto de ley que presentó con sobrado optimismo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y que ahora se someterá a una ardua batalla legislativa para ser aprobado.

Dujovne destacó que por primera vez en 10 años la Argentina presenta un presupuesto con equilibrio fiscal primario en las cuentas públicas. A costa de un severo ajuste, que ya comenzó a golpear a la clase media y a los sectores más vulnerables de la sociedad, el Gobierno intentará alcanzar el déficit fiscal cero para seducir al FMI, antes que el organismo que conduce Christine Lagarde le suelte la mano y frene el envío de dólares que el Banco Central viene utilizando para intentar atar al dólar y llegar con algo de aire al 2019.

Macri encara el último tramo de su mandato con los números en rojo. Aunque hablaba de la inflación como algo fácil de controlar, los precios habrán registrado un aumento superior al 100% cuando termine 2018, mientras el peso argentino acumula una devaluación superior al 250% desde que el ex presidente de Boca pisó por primera vez la Casa Rosada. Con un nivel más alto de pobreza, una inflación récord y un dólar incontrolable, el ex jefe de Gobierno porteño cerrará su mandato mendigando apoyo financiero al FMI para llegar con chances a las elecciones presidenciales del año próximo.

Luego de pronosticar una lluvia de inversiones de dólares que generaría trabajo de calidad para los argentinos, la realidad obligó al Gobierno a cambiar el libreto por completo. Manteniendo la mística de los fenómenos meteorológicos a la hora de comunicar, el Presidente pasó de la revolución de la alegría a admitir una serie de “tormentas”, que empujaron al Gobierno a recurrir al financiamiento del FMI y pasar del gradualismo a un fuerte ajuste en la economía.

Tras presentar la normalización del Indec, cuando gozaba de altos números de popularidad, Macri pidió que juzgaran su gestión por los índices de pobreza. Lejos del eslogan de pobreza cero que supo explotar en la campaña presidencial, los pronósticos hoy son negativos.

La corrida cambiaria le arrastró una inflación récord que impactará fuertemente sobre el índice que mide el poder adquisitivo de los sectores populares. Para el titular del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, “la pobreza este año va a estar arriba de la que teníamos en 2015 e incluso por arriba de 2014, cuando también hubo un shock de devaluación e inflación. Esto es porque ahora no hay medidas de compensación hacia el consumo interno”, explicó en una entrevista radial.

Aunque fue su caballito de batalla en las últimas elecciones, la inversión en la obra pública tendrá un recorte del 50%, según el presupuesto ingresado a la Cámara de Diputados, lo que impactará fuertemente en las economías provinciales. El Ejecutivo tendrá una larga negociación para contar con el apoyo de los gobernadores de la oposición para aprobar el presupuesto, luego de haber trasladado a sus cuentas los subsidios al transporte y la tarifa social en electricidad, que representan el 0,3% y 0,1% del PBI, respectivamente.

Compartí este post: