Estudiantes contra la reforma pro empresaria de Larreta

El Gobierno porteño quiere que los alumnos de quinto año hagan pasantías obligatorias y gratuitas en el sector privado. El paquete viene con una fuerte precarización del trabajo de los docentes, que luchan contra este plan.

Por Carolina Tobal (*)

Publicada en [R]umbo N°22

El 6 de septiembre, más de 3 mil estudiantes secundarios salimos a las calles para manifestarnos en rechazo a la reforma educativa que pretende implementar el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y la ministra de Educación, Soledad Acuña. Marchamos desde el Palacio Pizzurno hasta el Ministerio de Educación de la Ciudad, en defensa de nuestro derecho a la educación.

Según el documento que circularon las autoridades, la reforma que se quiere implementar en 2018 comenzaría en 18 colegios “piloto”, para poner a prueba una serie de cambios que atentan contra el derecho a la educación y del trabajo de los docentes. Entre ellos, los estudiantes estaríamos obligados a pasar medio año de quinto año en empresas a modo de pasantías, una forma de precarizar el trabajo y brindar mano de obra sin costos. También se precarizaría el trabajo docente y se implementarían videojuegos para las instancias de evaluación con ayuda de tutores no docentes. Por eso, también compartimos esta lucha codo a codo con los docentes.

Gracias a la organización de los secundarios, funcionarios de la Ciudad nos recibieron en una reunión. Sin embargo, ninguno de nuestros reclamos fue tomado en cuenta y solamente obtuvimos respuestas evasivas. Por eso definimos continuar con un plan de lucha en el que hoy ya son más de veinte los colegios que mantenemos tomados.

Luchamos contra esta nueva reforma, pero también damos continuidad a las demandas que sostenemos como movimiento estudiantil y que son fundamentales. Exigimos que, de una vez por todas, luego de diez años de implementada la ley, se brinde Educación Sexual Integral (ESI) en todos los niveles de todas las escuelas porteñas. Además, pedimos por la Emergencia de Género, porque muchas estudiantes se encuentran en situación de vulnerabilidad y no contamos con ninguna institución que nos acompañe y oriente. Si bien los secundarios, como el Mariano Acosta, estamos organizados y contamos con espacios de contención, deberíamos contar con un Estado que nos apoye.

Por último, también exigimos la aparición con vida de Santiago Maldonado. El Estado es responsable y la voz de los secundarios también se suma al reclamo.

Compartí este post: