La contaminación venenosa que crece al calor de la explotación minera

A las cinco grandes empresas que saquean los recursos provinciales se sumará Minera del Altiplano, que invertirá 300 millones de dólares para duplicar su producción de litio y, con eso, multiplicar el polvo químico que se esparce sobre suelos y ríos.

Por Guillermo Burckwardt

Publicada en [R]umbo N°28

Catamarca es hoy una tierra saqueada por cinco empresas extranjeras: Wealth Minerals Ltd, Mega Uranium Ltd, Minera Alumbrera Ltd, Exeter Resources y Agua Rica- Yamana Gold. Empresas que por años contaminaron con cianuro el agua de todo el oeste de la provincia y son los pueblos de Tinogasta, Belén, Andalgalá y Santa María los que se llevan la peor parte. Ahora, parece, llegó el turno de los Estados Unidos.

Ubicado en Antofagasta de la Sierra, el salar del Hombre Muerto está al sur de la Puna de Atacama, sobre el límite con Salta. Ese territorio hoy es sede de la minera estadounidense Minera del Altiplano. Durante 2017, Minera del Altiplano produjo unas 15.153 toneladas de carbonato de litio en el proyecto Fénix, según las declaraciones juradas que la propia empresa presentó ante la Secretaría de Minería, cifra que podría duplicarse tranquilamente.

El proyecto de expansión de las operaciones implicará una inversión de 300 millones de dólares y comprende el aumento de la capacidad de producción de carbonato de litio. La intención es que ahora aumente en una primera etapa a 19.000 toneladas y luego se la duplique a 40.000.

La actividad, que implicará –hay que decirlo- la creación de nuevos empleos directos e indirectos, la contratación de servicios y aumentará la recaudación provincial implicará la contaminación de miles y millones de galones de agua.

Se trata de una actividad en extremo venenosa y contaminante, porque dispersa en el aire el polvillo, polvo fugitivo o material particulado, levantado por las explosiones de dinamita realizadas para demoler las rocas en las minas. Los vientos o corrientes aéreas arrastran ese polvillo a grandes distancias, depositándolo sobre extensas regiones, incluyendo ciudades y pueblos.

El polvillo levantado de las minas está formado por partículas que contienen decenas de elementos químicos: Hierro, Calcio, Cloro, Magnesio, Iodo, Selenio, Fósforo, Potasio, Sodio, Azufre, Arsénico, Cadmio, Plomo, Mercurio, Uranio, Torio y Cesio.

Ese polvillo se deposita en los suelos y en los cursos de agua. No existen ambientes que puedan escapar a la acción contaminante de la minería a cielo abierto. Además de las personas, el veneno minero también perjudica la fauna, la flora y a las actividades productivas como la agricultura y la ganadería.

LAS REGALÍAS.

Según explicaron desde la Secretaría de Minería, en concepto de regalías, Catamarca pasará de percibir el 1,6% de la facturación (que es lo que representa actualmente el 3% de bocamina), al 2%. Cifras irrisorias, avaladas por la ley minera que dejó el menemismo y que nadie se animó a tocar.

Compartí este post: