La cultura no se ajusta

El Presupuesto 2019 prevé un recorte del 18% , cuando la inflación de este año rondará el 50%. Este es el plan antipopular que en la semana de la cultura buscará visibilizar Seamos Libres.

Vivimos un momento clave. El gobierno de Cambiemos entiende a la cultura de la misma forma que nosotras y nosotros la entendemos. Por eso, mientras buscamos potenciarla, el Gobierno pretende silenciarla, oprimirla, someterla, reducir lo más que se pueda ese espacio donde lo que se pone en riesgo son los valores que la derecha representa: el individualismo, la meritocracia, el progreso personal por sobre la construcción colectiva. No es casual entonces que la cultura sea uno de los tantos sectores que el macrismo viene ajustando en la Ciudad de Buenos Aires desde el 2007 y en todo el país desde el 2015, con despidos masivos, recortes presupuestarios, persecución constante a artistas callejeros, la clausura de espacios independientes y la reciente degradación del Ministerio a Secretaría.

Esa degradación supone un recorte del 18% del presupuesto para 2019, respecto al 2018, cuando se prevé que la inflación va a rondar el 50%. Esto es: menos festivales, ferias y fiestas nacionales, peligran las orquestas, menos bibliotecas populares, menos incentivo a la cultura independiente. No son datos, es una concepción.

Seamos Libres lleva ya una larga trayectoria de impulso de la cultura independiente y disidente. Porque vemos en la cultura una herramienta de transformación de la realidad, un lugar de construcción de los cimientos de una forma de vida, de una sociedad, de una realidad. Por eso fomentamos variadas expresiones artísticas, educativas y formadoras y las llevamos adelante, haciendo en cada barrio un centro cultural; y en cada centro cultural, un espacio de encuentro. Hoy, nuestra red de espacios se extiende por todo el país: Salta, Tucumán, Catamarca, Córdoba, Ciudad de Buenos Aires y provincia de Buenos Aires.

40164255_1807639162690814_187865528839176192_nNo podemos permitir esta avanzada sobre nuestros derechos ni quedarnos de brazos cruzados. Necesitamos propuestas concretas y superadoras que representen las necesidades y reivindicaciones del sector. Por eso es que del 21 al 28 de octubre, durante la semana de la cultura, Seamos Libres está realizando a lo largo y ancho del país distintas actividades con el fin de visibilizar esta situación y dar lanzamiento a nuestras consignas, que llevaremos como bandera frente a este modelo de ajuste y represión.

Exigimos una ley nacional de fomento, porque la cultura no es mercancía y las distintas expresiones tienen que estar garantizadas por el Estado a través del aumento del presupuesto destinado al área y con la creación de normativas que regulen y unifiquen en todo el país la habilitación de espacios destinados a la cultura, financiando el pago de servicios y reconociendo la figura de las y los trabajadores de la cultura.

Buscamos seguir construyendo una cultura con perspectiva de género, inclusiva y disidente de todo orden patriarcal, heteronormado y neoliberal.

Luchamos por la apropiación del espacio público como escenario de las tantas expresiones artísticas que hoy llenan nuestras calles, parques y trenes. Porque el arte callejero no es delito, es la expresión de nuestro arte y la visibilización de una realidad de trabajo precarizado que enfrentan los y las artistas.

Por eso, mientras el gobierno de Cambiemos nos degrada, nos persigue y nos reprime, respondemos con organización popular y con la construcción de propuestas y espacios que representen estos ideales. Un barrio: un centro cultural. Porque la cultura no se recorta, se planta y florece.

Compartí este post: