“La fusión entre Telecom y Cablevisión lleva la concentración a niveles inauditos”

La referente de Barricada TV y candidata de AHORA Buenos Aires señala el escenario de persecución a medios y periodistas independientes bajo la gestión macrista y el clima de negocios que se gestó para las grandes empresas.

Entrevista a Natalia Vinelli

Por Nicolás Moretti

Publicada en [R]umbo N°21

¿Cómo está hoy la ley de medios después del decreto que derogó y modificó varios artículos?

La Ley no fue anulada, está vigente. Fueron modificados o derogados núcleos conceptuales importantes de la ley, que eran los artículos que ponían limitaciones a la concentración y que además habían sido los artículos que Clarín había litigado y que la Corte Suprema había declarado constitucionales en 2013. Los sectores concentrados no descansaron y, con la asunción de (Mauricio) Macri, se cobraron esa deuda y se quitaron esos artículos molestos.

Pero el resto de ley se mantiene.

Sí, pero no tiene un cumplimiento efectivo. Por ejemplo: continúa la reserva del 33% para los medios sin fines de lucro, pero desde diciembre de 2015 en adelante no se abrieron concursos para radio y televisión y algunos de los concursos fueron anulados. Se llamaron a otros concursos y no pasó nada. Recién hace unos días fue adjudicada una licencia de televisión digital sin fines de lucro en Viedma.

¿Y cómo opera hoy el órgano de control y ejecución de la ley?

La composición del ENACOM está muy vinculada al Poder Ejecutivo por la nueva conformación que le da ese decreto. Hay un montón de cosas que están planteadas en una ley que está vigente y a través de decretos y resoluciones no se están llevando adelante.

¿Qué provoca esta situación?

Son cambios que profundizan enormemente la concentración. Es un escenario difícil porque el Gobierno avanza hacia un escenario mercantil, hacia un nuevo mapa de medios en el país, sin discusión parlamentaria, que después va a ser muy difícil cambiar. En paralelo, el Gobierno plantea una ley de comunicaciones convergentes cuya discusión se viene prorrogando hace más de un año, lo que hace suponer que cuando salga, si es que lo hace, va a convalidar una situación que ya es existente. Se va a poner el acento en los sectores industriales de la comunicación.

¿Qué rol juega la comunicación como herramienta en estas elecciones? Hay sectores que apuestan a forzar un escenario de polarización.

Eso muestra que nunca salimos del binarismo. Antes era Clarín versus Gobierno y cualquier otra posición que intentara profundizar el debate también era puesta en segundo plano. Hoy se da algo parecido pero peor, porque está orientado al mercado y el clima que se vive para las experiencias de comunicación popular o para los periodistas independientes es persecutorio.

¿Desde el Gobierno?

Cualquier crítica al Gobierno es demonizada. En este contexto de avance de un proyecto neoliberal es fundamental, como pueblo, pararse y poder frenarlo, ya que parece que van avanzando sin respuesta del otro lado. La estigmatización y la construcción de estereotipos favorecen el discurso gobernante, en el momento en el que existe un vínculo estrecho entre los actores industriales de la comunicación y el Gobierno.

¿En ese vínculo se inscribe la reciente fusión entre Cablevisión y Telecom?

Esta fusión es tremenda, lleva a la concentración a niveles inauditos. Muestra cómo se interviene sobre las decisiones de los actores más concentrados porque, en primer lugar, esta fusión se puede hacer porque hay artículos de la ley de medios derogados. En segundo lugar, hay una disputa por la prestación de servicios con Telefónica y esto les permite ganar mercado en ese sentido.

Y barrer cualquier posibilidad de competencia.

El Gobierno habla mucho de la competencia y aspira a referenciarse en regulaciones de comunicación internacionales, pero no respeta a la república, no se debate en el Parlamento, se hace lo que define el Ejecutivo, algo claramente autoritario. También se habla de competencia, pero es el Estado el que beneficia a ciertos actores industriales de la comunicación. Se quedan con todo el mercado para ellos. Es como si vos estuvieses esperando a que quede una miga en el plato, pero ni eso. Estos tipos le pasan la lengua al plato.

¿Cómo afecta esto a la calidad democrática?

Estos niveles de concentración no solo afectan a la distribución de contenidos, sino también a la producción, algo que afecta a la democracia. Si lo que la audiencia puede consumir siempre es lo mismo, no se permite la discusión ni hacer síntesis de las distintas posiciones.

El Ministerio de Comunicaciones dejó de existir y todo el control político pasó al Ministerio de Modernización. ¿Qué se puede esperar de esto?

Esto muestra cómo en la concepción del Gobierno el acento está puesto en el vaciamiento técnico de las comunicaciones y no en la regulación de los servicios de comunicación audiovisual en función del interés público. La comunicación deja de ser un problema de la democracia y la pluralidad para pasar a ser de producción y de inversión. El sesgo está en no discutir sobre la diversidad.

“Con Barricada queremos mostrar qué es lo que se puede hacer”

¿Qué significó para vos que Barricada TV pueda emitir por la TDA?

Es un gran desafío y una enorme responsabilidad. Si bien fue una excepción dentro de un panorama negativo que describimos antes, nuestra habilitación viene muy demorada y mientras tanto sólo podemos emitir en forma de prueba. Esto afecta nuestra sostenibilidad, porque no podemos pasar publicidad y seguimos sin todos los derechos que implica la habilitación definitiva para reclamarle a las cableoperadoras nuestro ingreso a la grilla. Estamos planteando esa exigencia al ENACOM.

¿Y qué implica este paso para el resto de los medios alternativos?

Barricada implica llevar a la práctica lo que muchos colectivos quisieron hacer y no pudieron por distintas razones: salir a mostrar lo que puede hacer, no solo Barricada TV, sino también las productoras comunitarias y quienes vienen desarrollando proyectos de comunicación vinculados a la imagen. También es una satisfacción porque los derechos se ganan y se defienden en la calle y pudimos hacerlo a través de la movilización.

 
Compartí este post: