Otro escándalo morado, con complicidad de la JUP, enturbió la elección en la FUA

En Rosario, el Frente por una Nueva Reforma había alcanzado un acuerdo con el peronismo para desbancar a Franja Morada, brazo universitario de la alianza Cambiemos, de la Federación. Pero una traición les alcanzó para mantener el status quo.

Por Paloma Posadas

Publicada en [R]umbo N°28

El 12 de mayo se celebró el 30° Congreso de la Federación Universitaria Argentina (FUA), en Rosario. En el Centenario de la Reforma Universitaria y de la creación de la Federación, la Franja Morada volvió a manejar irregularmente la elección, como acostumbra. En turbia sociedad con la Juventud Universitaria Peronista (JUP), que rompió un acuerdo para garantizarse su lugar en la conducción de la Federación.

Por primera vez en años, las organizaciones que combaten el ajuste macrista se juntaron a pensar una estrategia para ganar la conducción del máximo órgano gremial estudiantil y ponerlo al servicio de todas y todos los estudiantes. El MUE, Sur, la CEPA, el MPE, el FUNE, la Mella, Nuevo Encuentro, CONAPLA, el MUI entre otras, se vienen encontrando en distintas instancias, como el Encuentro Nacional Por una Nueva Reforma, en La Plata, donde se pudo comulgar una serie de planteos comunes y puntos programáticos.

En este camino las organizaciones convocaron a la JUP, hoy a cargo de la Secretaría General de la FUA, a ser parte de un armado con la posibilidad histórica de ganar la Federación. La JUP participó de diversas instancias de discusión y consenso con el resto de las organizaciones y se acordó conformar un frente, con ellos encabezando la lista, al que le daban los votos para ganarle la Federación a la Franja Morada.

Sin embargo, mientras transcurría el proceso de las acreditaciones, la JUP demostró que no existía una vocación real de avanzar con este espacio y priorizó sus acuerdos con el brazo estudiantil de Cambiemos para sostenerse en la Secretaría. Juntos, ensuciaron el proceso de las acreditaciones de congresales del resto de las organizaciones.

A pesar de este boicot, el frente Por una Nueva Reforma, compuesto por las organizaciones que vienen caminando juntas contra el ajuste macrista, logró reunir 271 congresales acreditados, mientras que la JUP quedó por debajo, con 265. Esto suponía que el frente “Por una Nueva Reforma” ganaba la Secretaría General de la FUA. Es por esto que, ya entrada la madrugada -horario en que se desarrolló la votación-, la Franja Morada con aprietes y empujones impidió la entrada a 30 de nuestros delegados y cerró unilateralmente antes de lo previsto el momento de votación.

A pesar del resultado, el frente Por una Nueva Reforma, que excede a un simple acuerdo electoral, marcó un precedente de unidad para el movimiento estudiantil y se posicionó como el espacio opositor más sólido poder seguir dando la pelea contra el ajuste de este gobierno dentro del sistema universitario. Nuestro desafío es poder seguir construyendo en unidad junto a las distintas organizaciones para defender los derechos de todos y todas las estudiantes y construir gremios más democráticos.

Compartí este post: