Rechazo conurbano

Todos los sondeos señalan una caída abrupta de imagen, expectativas e intención de voto sobre Macri en territorio bonaerense. Los números se agravan en los cordones que rodean Buenos Aires.

Por Patricio Fiorentino

Cuando falta menos de un año para las elecciones presidenciales, las encuestas que midieron la imagen de Mauricio Macri y la aprobación de su gestión entre los bonaerenses muestran un fuerte declive desde que asumió y crean un pésimo escenario para el Gobierno en la provincia de Buenos Aires. La profunda crisis económica impactó fuertemente en el principal distrito del país, donde hoy ubican entre sus mayores preocupaciones la inflación y el desempleo, relegando por amplio margen su miedo a la inseguridad.

Con casi tres años de gestión al hombro, el Presidente registra una desaprobación mayoritaria a su gestión entre los bonaerenses, que alcanza el 64,6% para calificar a su gobierno. La aprobación, en cambio, es de tan solo el 25%, lo que arroja un saldo negativo en 39,6 puntos, según el relevamiento que realizó a consultora Analogías en el principal distrito del país. En cuanto a la imagen personal de Macri, se ubica en el 37,8% (muy buena, buena, regular positiva), cuando la negativa escala hasta el 60,2% (muy mala, mala, regular negativa).

El mismo estudio indica que el 61,6% de los consultados creen que su situación económica empeoró desde su arribo a la Casa Rosada, con una percepción mucho más marcada entre los jóvenes. Cuando se les consultó cómo imaginan que será su situación económica dentro de un año, un casi idéntico porcentaje, el 61,5%, cree que se encontrarán peor parados que en la actualidad.

La crisis económica de a poco le pasó factura a los gobernantes de Cambiemos. La corrida cambiaria que dejó una inflación que superaría el 45%; las altas tasas para acceder al crédito y la caída del consumo que hunden a las pymes; el desplome la actividad industrial del 11,5% interanual; y los más de 60 mil despidos y suspensiones de trabajadores registrados durante 2018 son algunos de los indicadores que grafican el malestar de los argentinos con el gobierno macrista.

Y esto se refleja cuando se consulta a quién votarían si las elecciones fueran hoy. Según un relevamiento realizado por la consultora política FG&A entre ciudadanos residentes en el primer y segundo cordón del conurbano bonaerense, el 30,9 le daría su voto al ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, mientras que al actual mandatario lo votaría el 27,1%.

Arrastrado por las medidas de ajuste que el Ejecutivo nacional acordó con el FMI, y que ya generaron roces entre funcionarios nacionales y provinciales, el gobierno de María Eugenia Vidal tiene por primera vez entre los bonaerenses una mayor perspectiva negativa que positiva. Aunque aún cuenta con números más alentadores que los del primer mandatario, el 54,4% de los consultados indicó que hoy no aprueba la gestión de la gobernadora, mientras que un 34,5% aún le da la derecha a su gobierno.

El peso que tiene la población de la provincia de Buenos Aires en el padrón electoral es abismal y explica por qué desde Casa Rosada ponen demasiado énfasis en medir qué piensan y sienten los bonaerenses sobre su gestión. Tras un relevamiento realizado por la Justicia electoral, la Cámara Nacional Electoral (CNE) publicó que un total de 33.193.686 de electores fueron habilitados para sufragar en los últimos comicios de 2017, de los cuales 12.280.736, el 37%, fueron votantes del distrito que gobierna Vidal.

La fuerte retracción de la economía empujó al desempleo a nivel más alto de los últimos 12 años. Según publicó el INDEC, en segundo trimestre del año el 9,6% de los argentinos en condiciones de trabajar no pudieron acceder a un empleo, mientras que en el Gran Buenos Aires ese indicador se eleva fuertemente y alcanza el 12,4%.

A nivel nacional, un estudio realizado por la consultora Reyes Filadoro indicó que para el 38% de los argentinos la inflación es el principal problema que enfrenta el país, seguido por el desempleo (19%) y la corrupción (17%). Del total de los consultados, el 58% califica la situación económica de su hogar como mala o muy mala, mientras que más de la mitad de los argentinos (54%) reconoce que no llega a fin de mes.

Si se hace foco sobre el Gran Buenos Aires, esos datos se agravan, ya que el 63% no alcanza a cubrir los gastos de su hogar luego de 30 días. La situación se torna más delicada ya que el 75% de los que no llegan a fin de mes dijeron que tampoco cuentan con familiares o amigos que les tiendan una mano si deben hacerle frente a una emergencia económica.

Compartí este post: