Trump sale del pacto nuclear con Irán y encienda la alarma europea

El presidente y magnate de la construcción decidió deshacer el acuerdo firmado en 2015 con la república islámica, con argumentos cuestionados por la comunidad internacional. Protección de la Unión Europea a sus empresas.

Publicada en [R]umbo N°28

Por segunda vez en pocos meses, el mundo se vio convulsionado ante una nueva decisión unilateral por parte del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Esta vez, al sacar a la potencia armamentística más grande del mundo del pacto nuclear con Irán. Lo que no sólo rompe puentes con este país, sino que dificulta cada vez más el diálogo entre Washington y la Unión Europea.

El 8 de mayo, Trump anunció que Estados Unidos se retiraba del pacto histórico firmado en 2015 con Irán, que había sido acordado entre los cinco países que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Rusia, China, Francia, Reino Unido, Estados Unidos) y Alemania. El objetivo era limitar el programa nuclear de la República Islámica de Irán. Como contrapartida, las potencias establecieron el levantamiento de las sanciones económicas internacionales sobre dicho país.

La salida de Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) presagia la profundización de las sanciones contra el gobierno iraní. “Estados Unidos ya no hace amenazas vacías”, explicó el mandatario. Los argumentos de Trump se restringen al supuesto incumplimiento por parte de Irán del acuerdo. Sin embargo, la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), organización encargada de supervisar la actividad atómica de los países, ha comprobado que esa explicación carece de fundamentos.

Los países que se mantienen en el acuerdo pidieron a Irán que continúe con el cumplimiento de sus obligaciones. Del otro lado, desde Teherán, afirmaron que se mantendrán en su posición si las potencias europeas garantizan en un plazo de 60 días que el pacto sigue en pie.

La Comisión Europea, ante la decisión de Trump, ha iniciado el proceso de activación del estatuto de bloqueo. El mismo establece la protección de las empresas europeas que comercien con Irán, para que lo puedan seguir haciendo, ante cualquier efecto de aplicación extraterritorial que conlleve la determinación del gobierno estadounidense.

El estatuto sancionaría a las empresas que cumplan con las restricciones que Estados Unidos reactivó recientemente. Por otro lado, contempla indemnizaciones para las pequeñas y medianas empresas ante las pérdidas que puedan devenir. Fue ideado en 1996, pero nunca alcanzó su aplicación.

Lo cierto es que no se trata de una decisión aislada en la política de Estado de Trump. Desde la asunción de los “halcones de Washington” -Mike Pompeo, exdirector de la CIA, como secretario de Estado; y John Bolton como consejero de Seguridad Nacional- se produjo el endurecimiento de la política exterior del país. Un ejemplo claro es la reciente reformulación del sistema de aranceles a las importaciones de acero y aluminio que alarmaron a la Comunidad Europea y al comercio internacional en su totalidad. Una vez más, las decisiones de la Casa Blanca logran alterar la agenda mundial.

Compartí este post: